Foto ilustrativa/Freepik.

Un investigación científica de la Universidad de Yale, Estados Unidos derivó en el descubrimiento de un medicamento que permitiría comer sin engordar. Durante la investigación los científicos pretendían criar ratones con obesidad mórbida alimentándolos con una dieta alta en grasas.

Sin embargo, durante el proceso editaron dos genes que parecían proteger a los ratones durante el proceso y les impedían ganar peso.

El equipo científico está conformado por Anne Eichmann; profesora de cardiología y Feng Zang, quienes realizaron modificaciones en la composición genética de los ratones y a pesar de ello los roedores no ganaron peso, informó Nature.

Al notar la falta de ganancia de peso, los científicos detuvieron el experimento y estudiaron las causas. Encontraronque dos genes en particular habían causado un cambio único y crucial en el intestino: había aplastado ciertos ‘portales’ capilares linfáticos, llamados ‘lacteales’.

Los leactales actúan como portales para la entrada de grasas que los convierten en energía o los almacenan en forma de grasa. Cerrando esos portales se previene por completo la ganancia de peso.

Este procedimiento no se puede realizar tal cual en humanos por razones éticas (no está permitido legalmente modificar los genes humanos) pero se podrían crear maneras de desencadenar el mismo efecto en los leactales.

Dentro de los medicamentos existentes, uno en específico tiene ya ese efecto y se emplea para el tratamiento del glaucoma. Ahora los científicos pretenden monitorear el comportamiento de los leactales en las personas que emplean ya este medicamento.

A %d blogueros les gusta esto: