El 33.2% de los niños de 5 a 11 años tiene sobrepeso u obesidad, para los jóvenes de 12 a 19 años la prevalencia está en el 36.3%, mientras que 72.5% de la población adulta en México padece sobrepeso u obesidad.

16 Jun 2018 – Adrián Jiménez

Aunado a lo anterior, menos de la mitad de los mexicanos se considera activa físicamente.

Según el estudio “Prácticas físico-deportivas en México”, la mayoría de la población no practica deporte ni realiza actividades físicas para mejorar su salud, a pesar del interés que se muestra en eventos deportivos como el mundial de fútbol.

La causa de esta problemática obedece principalmente a que la ciudadanía argumenta no tener suficiente tiempo para ejercitarse.

Al respecto algunos especialistas señalan que las extensas jornadas laborales, la falta de equipamiento e infraestructura deportiva en espacios públicos, así como la falta de promoción de esquemas de movilidad urbana favorables para los desplazamientos no motorizados, como la bicicleta o trasladarse a pie, propician la inactividad física, refiere el documento del IBD.

De igual forma indica que el 33.2% de los niños de 5 a 11 años tiene sobrepeso u obesidad, para los jóvenes de 12 a 19 años la prevalencia está en el 36.3%, mientras que 72.5% de la población adulta en México padece sobrepeso u obesidad, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT).

El estudio elaborado por el órgano especializado del Senado advierte que la falta de coordinación interinstitucional en todos los niveles de gobierno impide la implementación de políticas públicas efectivas para la promoción de la cultura física, con especial atención en las instancias educativas que no han logrado difundir los beneficios y los valores implícitos de la práctica deportiva.

En ese sentido, agrega, diversos especialistas sostienen que hace falta una política de Estado más robusta y efectiva para la implementación de la cultura física y práctica físico-deportiva que atienda a toda la población mexicana.

Finalmente, el IBD considera que, además de las fallas estructurales identificadas por los especialistas, se requiere de la participación de los padres, ya que la familia constituye un actor estratégico para introducir a la población infantil y juvenil al mundo del deporte y la cultura física.

A %d blogueros les gusta esto: